Te espere la noche entera,
y una que otra primavera.
Siempre tardaste en llegar.