Y es que lo que no escribo, se queda estancado en aquella tormenta mental.